El peso de las cosas: generación de residuos.

En muchos aspectos de la vida el primer paso para resolver un problema es ser conscientes del mismo. Así, tener presente que generamos demasiada basura es el primer paso para actuar en consecuencia. En este artículo damos algunos elementos que ayuden a reflexionar sobre este importante y urgente tema.

Generación de residuos

Generación de residuos. Foto: Internet.

Lo primero que debemos pensar es que los humanos somos los únicos seres que generamos basura; todos los demás seres vivos generan residuos que son reintegrados al medio ambiente. Una de las características de la vida moderna es precisamente la generación excesiva de residuos.

Que generamos demasiada basura no es una afirmación gratuita. De acuerdo con la Semarnat, cada mexicano genera 0.852 kilogramos (promedio ponderado) de residuos domésticos por día. La composición de esos es como se muestra en la siguiente imagen.

Composición de residuos sólidos

Composición de residuos sólidos. Fuente: Semarnat con datos de INEGI.

Como se observa, de los residuos que generamos, el 11.67% son plásticos (rígidos y de película más poliestireno expandido más poliuretano), es decir, en promedio 100 gramos por habitante por día, es decir, 37 kilogramos por habitante por año. Si consideramos una población de 120 millones de habitantes, cada día generamos 12,000 toneladas por día de residuos plásticos o ¡4,380,000 toneladas de plásticos por año!

También de acuerdo con la Semarnat, sólo se recicla un 10% de residuos, 80% terminan en tiraderos o rellenos sanitarios y 10% se desconoce su destino. Lo anterior significa que la mayoría de los residuos se convierten en basura.

Una gran parte de los plásticos que generamos provienen de envases y embalaje, es decir, bolsas de plástico, envases de bebidas, envases de líquidos para limpieza doméstica y personal, envolturas de galletas, dulces y panes, envases para yogur, mantequilla, mostaza, cátsup, etc.

Peso de residuos

Peso de residuos. Fuente: Recimex

Los envases y empaques plásticos han mostrado su valía desde hace ya tiempo, pero su uso excesivo es lo que debemos cuestionarnos: ¿Para qué queremos una bolsa si sólo compramos unos chicles? ¿Es razonable que una sopa nos la envíen en un envase de poliestireno sellado con cinta adhesiva y dentro de una bolsa de plástico para evitar derrames y ésta dentro de otra bolsa de plástico para transportarla?

En cada acción de nuestra vida diaria pensemos en los residuos que genera y, cuando no valga la pena (ambiental), evitemos o minimicemos la generación de basura. ¿Ustedes qué opinan?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *