Cuidar el medio ambiente: ¿Moda, obligación o gusto?

Recientes campañas han salido en los diferentes medios, tanto impresos como digitales, sobre la conciencia del reciclaje y cuidado del medio ambiente.

Partiendo de este punto, ¿realmente han tenido algún impacto en la sociedad?

Seamos sinceros al decir que hacemos las cosas por moda o cuándo las consecuencias son evidentes.

El caso más reciente, la terrible contingencia ambiental que sufrió la Ciudad de México, dónde se suspendieron clases, no se permitió circular a la mayoría de automóviles y en algunos casos se obligo al llamado home office.

La preocupación de diversos grupos sociales fue contundente, haciendo hincapié que el problema fue causado por los incendios, la falta de lluvia y árboles en la gigantesca urbe.

Foto: Internet

Muchos proponían reforestar la ciudad, excelente idea, pero mal implementada. Plantar por plantar tiene consecuencias, como lo indica este artículo.

Aquella escabrosa semana del 13 al 17 de mayo dio luz a muchas ideas para revertir la escena que tenía la Ciudad: excelentes, buenas, decadentes y malas, de todo un poco.

El ánimo por reforestar la ciudad desapareció un mes después, dónde pocos realmente se han dado a esa labor, ¿tiene que estar la cuidad con aquel tono gris en su cielo para volver a tener la idea de plantar árboles?

En el caso del reciclaje, surgió un movimiento interesante llamado Basura Challenge o Trashtag Challenge.

Resumiendo, los involucrados limpian un lugar infestado por basura haciendo una comparativa del “antes y el después” del mismo sitio sin los desperdicios.

Foto: Internet

Comparado con otros “Challenge” (Ice Bucket Challenge o 10 Year Challenge) este tenía una buena causa. Sí, tenía, ya qué el reto se fue diluyendo, empezando en el mes de abril y en junio pocos son quienes aceptan el desafío.

Cualquier acción relacionada con el reciclaje o cuidado del medio ambiente no debe ser una moda o desafío pasajero para ganar seguidores en cualquier red social.

Tampoco debe ser algo impuesto, debe ser un gusto, adquirido desde temprana edad.

No nos esperemos hasta los últimos suspiros, ahora que tenemos oportunidad, tomémosla.

Nido de aves y cielo azul en la oficinas de Recimex.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *